Zappos sin jefesHace unos días volvió a salir la noticia de la empresa Zappos (venta de zapatos online en EEUU) que hizo una revolución interna y sustituyó a los superiores por “lead links” – algo así como enlaces de mando – y departamentos por círculos.

Probar nuevas estructuras en una compañía, también es una forma de ser creativos o innovadores. No hace falta siempre centrarse en el producto o servicio. De hecho Zappos es una gran ejemplo, porque ni diseñan ni fabrican zapatos. Pero si han revolucionado sistemas como el de logística, la atención al cliente y por eso han conseguido cifras de ventas espectaculares.

Ahora están en su propia revolución interna, que no llegó de una día a otro. En el 2013 anunciaron que el nuevo sistema se pondría en marcha en el 2015. Es decir ha habido un periodo de transición y por lo que leo, seguirá un periodo de prueba y error hasta encontrar un modelo, seguramente dinámico. Huyen de modelos estáticos, como el jerárquico.

¿Todo el mundo encaja en esta nueva estructura organizativa? No – es mi opinión-. Pero tampoco todo el mundo encaja en una estructura jerárquica. Las personas más emprendedoras o dispuestas a equipos multidisciplinares y que tengan menos aversión al riesgo, encajan en el modelo Zappos. Las personas que necesitan saber siempre que va a ocurrir, tener un guión claro de su trabajo y una persona de referencia, necesitan el modelo jerárquico.

También hay que tener en cuenta que mucha gente se siente incómoda en la incertidumbre, el modelo Zappos, si se instala en más empresas y se consigue una estructura dinámica, atraerá a parte de la gente que no soporta la inestabilidad actual del cambio.

Está claro que Zappos quiere un modelo de empresa donde predomine un caos controlado para poder fluir ideas y desarrollar proyectos de manera más ágil, cosa difícil de conseguir en una estructura jerárquica.

Siempre que una empresa que funciona bien se arriesga, el resto mira con lupa y si les funciona el cambio entonces lo implantarán en sus compañías. Se saltan un punto muy importante cuando copian, que la cultura propia de la empresa y el sector marca mucho las dinámicas. Por eso la copia es mala, se ha de buscar el propio modelo y eso es a los que muchas organizaciones tienen aversión, porque implica lo que sufre ahora mismo Zappos.

Puedes leer sobre la revolución de Zappos en diferentes noticias:

¿Crees que tu empresa aguantaría una reestructuración como la de Zappos? ¿Y cómo te ves tú en una organización tan revolucionaría? Deja tu comentario.

Gracias por compartir.

Saludos,

Beatriz